10 consejos para tener una piel sana y radiante.

Una piel  suave, sana y luminosa es un sueño para muchas mujeres. Aquí hay que tener en cuenta que conseguir un resultado rápido es imposible. Una piel perfecta requiere el trabajo de todos los día. Y no es sólo cuestión de belleza. Nuestra piel refleja nuestra salud. Pero no te preocupes, aquí tienes nuestros 10 consejos para tener la piel que siempre deseaste.

1.Hidratación: muy importante.

No olvides usar las cremas dos veces al día. Elige uno que se adapte a tu tipo de piel y al tiempo que hace fuera. Así ayudarás a tu piel a permanecer joven más tiempo y conseguir un look radiante.

2.Bebe más agua.

No sólo hay que hidratarse por fuera, si no también por dentro. No olvides beber agua durante el día para mantener tu cuerpo hidratado.

3.Limpia bien la piel.

El maquillaje y el aire sucio de la ciudad, no ayudan a mantener tu piel sana. Por eso, es muy importante limpiar bien la piel al llegar a casa. Para ello, utiliza los productos adecuados para tu tipo de piel y tu piel te lo agradecerá.

4.Menos estrés, menos problemas con la piel.

Sí, nuestra piel es muy sensible y cualquier estrés se refleja en su condición. Intenta ser más positiva y evitar los situaciones con mucho estrés.

5.Duerme.

El sueño es también importante para nuestra piel. El sueño ayuda a reparar los daños causados a nuestra piel durante el día. Por eso en cuanto reducimos las horas de sueño nuestra piel reacciona enseguida.

6.Come sano.

Todos conocemos el dicho «somos lo que comemos». Y nuestra piel es un espejo de nuestras costumbres. Por eso, para tener piel sana, hay que cuidar mucho nuestra alimentación.

7.Usa protector solar en todo el año.

Muchos usamos protector solar sólo cuando vamos a la playa, pero tenemos que usarlo todos los días. Hay que proteger nuestro cutis de los rayos UVA y UVB, si queremos mantener la piel sana.

8.Empieza a hacer deporte.

Hacer ejercicio no es solamente bueno para nuestra figura, sino también para nuestra piel. El sudor elimina toxinas y nutre la piel con oxígeno.

9.Busca una toalla suave.

Sé cuidadosa. No hay que frotar el rostro de forma descuidada, porque puedes dañar a tu cutis. La piel del rostro es muy sensible. Por eso mejor elegir una toalla suave y secarla con mucho cuidado.

10.Mantén la rutina.

No vale cuidar de tu piel de vez en cuando. Tiene que ser un trabajo constante.