Si no existiese, habría que inventarla

Es la conexión más allá de las palabras… traspasa barreras culturales, y echa abajo muros políticos, sociales, étnicos… Sí, nuestro título tiene razón, la Danza hay que inventarla una y otra vez para dar forma al movimiento y recordar el sentido de la vida. Por eso celebramos el Día Internacional de la Danza.

El 29 de abril, natalicio del maestro y creador del ballet moderno, Georges Noverre, el Comité Internacional de la Danza, perteneciente al Instituto Internacional de Teatro, de la UNESCO, propone significar esta fecha, con el fin de fomentar la participación y la educación de la danza a través de eventos y festivales celebrados durante esta fecha en todo el mundo. 

Si te animas, la Danza tiene nombre propio en Getafe, en nuestro centro comercial Bulevar y se llama Mónica Rojas. Con su certificación internacional de la Unesco, Mónica Rojas imparte Danza Urbana, Flamenco, Danza Clásica, Canto, Guitarra, Piano y Cajon, en diferentes grupos a tu medida.

En su nombre, y en el de todos los bailarines y músicos del mundo, os déjanos un párrafo de su manifiesto:

“En esta época en la que la conexión y la conectividad han adquirido nuevos significados y estamos en nuestro punto más bajo en nuestra capacidad de conexión … La danza sigue siendo la acción más buscada para ayudarnos a restablecer esa conexión perdida. La danza nos devuelve a nuestras raíces, en el sentido cultural, pero también en el sentido sensorial, personal e individual más inmediato, hasta el núcleo y el corazón, al tiempo que nos permite ser animales sociales”.